A retar la emergencia fiscal PROSol-Utier

Reclamaran en los tribunales que municipios no tienen problemas económicos, sino de administración

Actualidad Viernes, 28 de Julio de 2017 - 8:58 pm
Pedraza Leduc cito el caso de Arecibo, en el que el Alcalde dice que no hay fondos para el recogido de basura, pero quiere establecer "carritos pincheros" en cada esquina. Foto / JORNADA NOTICIOSA.

La organización Pro Solidaridad Sindical (PROSol-Utier) se apresta a retar en los Tribunales las ordenanzas aprobadas por varios municipios para aplicar medidas extremas en sus operaciones diarias, amparándose en un estado de emergencia fiscal.

Luis Pedraza Leduc, coordinador del sindicato que representa trabajadores en varios de estos municipios explicó que aunque los parámetros que se han utilizado para aprobar las ordenanzas, son los mismos que se utilizan para declarar emergencias por desastres naturales, “en los que se establece que la gravedad de las circunstancias no permiten seguir los procedimientos ordinarios por lo extremo de las situaciones, que pueden ser las provocadas por un huracán, inundaciones o derrumbes. Sin embargo, estas ordenanzas parten de la premisa de que la situación, en este caso fiscal, se podría extender hasta por espacio de un año y que en el transcurso de ese año, la situación podría mejorar”.

Mientras tanto, de acuerdo con el dirigente sindical, los Alcaldes siguen tomando decisiones como aumentarse el sueldo, extender contratos jugosos a allegados suyos y el desarrollo de obras que no son prioritarias, mientras sacrifican la jornada de trabajo de los empleados y dejan de ofrecer servicios al pueblo. “Entonces vemos que no hay un orden de prioridades entre lo que deben ser los servicios esenciales, el pago de nómina, o el desarrollo de proyectos que son inconsecuentes para el pueblo, baile baraja y botella y gastos alegres como viajes a la Parada Puertorriqueña o a reuniones de Alcaldes. Pues si no hay dinero para lo esencial y para cumplir con los compromisos del municipio y si hay dinero para el vacilón y los amigos del alma, no estamos hablando de una emergencia fiscal, estamos hablando de un problema de administración”, manifestó Pedraza Leduc.

El dirigente sindical citó como ejemplo el caso de Arecibo, donde un sin número de empleados municipales que se han retirado o han renunciado han tenido que recurrir a los Tribunales para que el Municipio pague sus liquidaciones, se les dejó de pagar la mitad del bono de navidad el año pasado, se han aprobado ordenanzas para recortarle beneficios a los empleados municipales y para adoptar la Ley 3 de Emergencia Fiscal en el municipio, pero mientras esto ocurre, el muniicpio invierte millones en el desarrollo de empresas municipales.

Por ejemplo, el Municipio cerró un centro de envejecientes, Villa Campestre, porque supuestamente no lo podía mantener, pero quieren convertir el lugar en un hotel y hasta construyeron una piscina, sin tener un estudio que demuestre que un hace falta un hotel en Los Caños, allá metido, y que los turistas van a querer ir a quedarse ahí. Querían cobrar por la basura porque no había dinero para el recogido, pero el Alcalde se subió el sueldo. Y ahora el anda abriendo una pinchera o un carrito pollero en cada esquina. Incluso, hay un fuerte rumor de que van a despedir sobre 170 empleados, pero acaban de contratar al hijo de un Legislador con un sueldo de $5 mil dólares mensuales”, sostuvo.

Aunque no develó cuando se presentará el recurso legal, el coordinador de Prosol-Utier destacó que tendencias similares se repiten a lo largo de todos los municipios de la Isla, tanto populares como penepés, por lo que destacó, no se trata de un asunto de emergencia, sino de un asunto de pasarle la factura de la crisis solamente a un sector de la sociedad, el que en mas desventaja se encuentra.