Sin respuestas tras el asesinato de su hermano en la Posada San Felipe

La Policía aún no ha arrestado al autor del crimen y nadie ha asumido responsabilidad por los hechos, que ocurrieron en una instalación municipal

Locales Miercoles, 13 de Septiembre de 2017 - 8:50 pm
González recibió una puñalada en el pecho en medio de una supuesta pelea con otro deambulante con el que alegadamente, tuvo problemas cuando estuvo confinado. Foto / Suministrada.

Tras la repentina muerte de su madre hace cinco meses, tan solo dos semanas atrás Jessica González tuvo que enterrar a otro de los suyos.

En esta ocasión la muerte volvió a tocar por sorpresa cobrando la vida de su hermano Rubén, de 50 años y quien llevaba dos semanas y media refugiándose en la Posada Oasis de Paz (conocida también como la Posada San Felipe) del municipio de Arecibo, tras ser desalojado del residencial Trina Padilla de Sanz, donde residía con su madre. González fue asesinado en medio de una reyerta con otro deambulante, con el que aparentemente existía una riña que se originó cuando ambos se hallaban confinados en la Cárcel Regional de Bayamón.

Aunque las autoridades conocen la identidad del presunto asesino, la pesquisa esta estancada, no por falta de testigos, a pesar que la Posada tiene cupo para unas 28 personas que pernoctan habitualmente allí. Tampoco ha sido mucho lo que el municipio de Arecibo ha podido contribuir con la pesquisa policíaca, ya que el lugar no cuenta con personal en las noches.

Al dejarse de su esposa, Rubén se mudó con mi mamá. Pero ella sufrió un infarto y al fallecer, él tuvo que entregar el apartamento porque no estaba en el contrato de alquiler”, relató González. Añadió que desde ese instante y mientras se hacían gestiones para conseguirle un hogar, el difunto -padre de una niña de 10 años- comenzó a quedarse temporalmente en hogares de sus familiares. “Estuvo unos meses con mi hermana y después se quedó algunos meses mas con mi sobrina pero llegó un momento en que decidió irse para la Posada, porque no quería molestar. Llevaba dos semanas y media, ponle tres semanas, cuida’o si menos, cuando pasó esto”, recordó la Mujer.

Hasta ahora, todo lo que Jessica sabe de lo ocurrido con su hermano, es que hubo varias discusiones previas con un deambulante la noche de los hechos, hasta que finalmente el individuo lo mató. De acuerdo con González, aunque Rubén nunca le comentó que hubiese tenido problemas con los participantes del programa, en una ocasión le comentó que cuando estuvo en la cárcel, tuvo problemas con otro confinado, que lo amenazó de muerte. Aparentemente ese individuo salió de la prisión hace seis meses, aproximadamente, y cumplió su promesa.

Tras el deceso de su hermano, González acudió al municipio no en busca de explicaciones, sino de ayuda para enterrar el cuerpo de Rubén, lo que nunca se produjo. Al sol de hoy no han recibido ni una cosa, ni la otra. “Yo fui al Municipio a pedir ayuda para los gastos fúnebres de mi hermano. Ellos me dijeron que hiciera una carta explicando lo que había pasado y que necesitaba, y que eso lo iba a ver el Alcalde, cuando tuviera el tiempo de verlo. Pero desde ese día 28, yo no he recibido contestación. Solamente Wilfredo Camerón (el administrador de la Posada) me llamó y me dijo que quería hablar personalmente conmigo. El pasó por la funeraria, me dio las condolencias y me dijo que si necesitábamos algo y yo le comenté que necesitábamos ayuda con los gastos funerarios. Él llamó a la secretaria del Alcalde delante de mí y le pidió que le diera seguimiento a la situación porque nosotros teníamos la necesidad”. Añadió que Camerón se puso a las órdenes de la familia y se comprometió con ellos para hacerles llegar un servicio de capellanía la día siguiente, pero nunca llegó el servicio religioso.
Posterior a eso, González intentó comunicarse con el Funcionario municipal el día del entierro, debido a que la funeraria exigía el pago de por lo menos $800 para entregar el cuerpo de su hermano, pero Este no contestó su llamada. La familia de Rubén aún adeuda $861 dólares a la funeraria.

Jessica intentó comunicarse con Camerón el pasado lunes, pero en aquella ocasión el Funcionario le dijo que no podía hacer nada por ella porque era un día feriado. Irónicamente, esa misma noche el Alcalde, Carlos Molina Rodríguez citó a la Legislatura Municipal a una sesión extraordinaria para que se le autorizara hacer unos viajes a China.


Noticias Relacionadas

Lucy Arimont

LO MAS VISTO


Lucy Arimont