Xiomara Montas

$6 mil de fianza por disparar al aire con un AR15

El individuo quedó en libertad y fue citado para el 12 de enero

Policiacas Sábado, 31 de Diciembre de 2016 - 2:00 pm
Foto: Archivo / JORNADA NOTICIOSA

A pesar del titánico esfuerzo que por más de una década viene haciendo el Gobierno junto a distintos movimientos sociales para evitar los disparos al aire, un irresponsable que fue sorprendido ayer en la madrugada disparando con un rifle, salió por la libre tras prestar la escasa fianza que se le impuso.

El juez Francisco Santras encontró causa contra Luis Freytes Florido, de 39 años de edad, luego de escuchar la prueba contra éste, y le impuso una fianza ascendente a $6,000, la que prestó, por lo que quedó en libertad y fue citado para el 12 de enero.

Freytes Florido fue detenido en la madrugada de ayer en el barrio Montebello de Manatí, tras ser sorprendido haciendo detonaciones a mansalva con un rifle AR15. En la intervención, al bárbaro se le ocuparon 5 municiones para ese rifle. La Policía también lo despojó de otras armas que tenía en su hogar. Al momento de su arresto, Freytes Florido conducía por la carretera 6685, haciendo disparos desde el vehículo en marcha.

La lucha contra los disparos a mansalva, sobretodo durante la despedida de año, se intensificó a raíz de las muertes de las jóvenes Nicole Muñíz y Karla Michelle Negrón, en el 2008 y 2012 respectivamente. De hecho, eso conllevó un proceso de reeducación social ya que, el pueblo consideraba ese tipo de muertes como muertes causadas por ‘bala pérdida’ y fue necesario enseñarle al público que no existía tal cosa como una bala pérdida.

Parte de ese esfuerzo conllevó también legislación para enmendar la Ley de Armas vigente, para tipificar como delitos graves disparar armas de fuego en lugares público, salvo que no medie una amenaza inminente contra la vida, o que se haga dentro de una instalación debidamente acreditada por ley para esta práctica y de acuerdo a la regulación legal. También se tipificó como delito grave el apuntar con un arma de fuego. A estos delitos se le impuso una pena de reclusión fija de cinco años, sin derecho a los privilegios de sentencia suspendida, libertad bajo palabra, probatoria, supervisión electrónica o programas de desvío.

Bajo esas enmiendas aprobadas en el 2013, una persona acusada por estos delitos podría recibir el beneficio de una reducción de condena hasta de un año por circunstancias atenuantes, tales como hacer admisión de culpabilidad o cooperar con las autoridades y por el contrario, cualquier agravante podría conllevar un incremento en la sentencia de hasta 10 años por agravantes tales como hacer uso de armas automáticas, ilegales, modificadas, hurtadas, aditamentos como silenciadores, municiones prohibidas o haber cometido los actos con malicia, intención de hacer daño o que el resultado de sus actos resulte en daños a otros.